North American P-51D Mustang 1/48 - Monogram Model Kit N° 5207
AVIONES 1/48

Existen muchos kits a escala 1/48 del Mustang, haciendo que la oferta sea variada, ya sea en calidad como en precio. Hay algo que aún hoy mantiene en el tope al viejo molde de Monogram, y eso es la relación precio calidad.

Sin lugar a dudas ya ha sido superado por otros kits más nuevos de mejor calidad, pero hay que tener en cuenta que Monogram lanzó al mercado su P-51 en 1977, siendo en líneas generales un excelente producto….para la época.

 

Historia

El Mustang fue uno de los cazas de combate más emblemáticos de los aliados en la Segunda Guerra Mundial. Sus características técnicas y su rendimiento alcanzaron cotas sobresalientes.

Era un caza monoplaza de largo alcance, que entrara en servicio a mediados del conflicto. La mayoría de sus misiones de guerra fue la de darle cobertura a los bombarderos estadounidenses en sus raids sobre Alemania, está función no estaba siendo asumida por ningún otro avión, haciendo insostenible por mucho más tiempo la estrategia planteada por EE.UU. de seguir con sus bombardeos, ya que el costo en vidas y aeronaves era muy elevado.

Sirvió asegurando la superioridad aérea tanto en el frente europeo como en la guerra del pacífico.

En el inicio de la Guerra de Corea empezó desempeñándose como caza, siendo relegado más tarde al rol de ataque a tierra, debido a que fue netamente superado por los nuevos aviones a reacción.

Nació de un requerimiento británico, que buscaba reforzar su parque aeronáutico en la poderosa capacidad de producción estadounidense. En un principio, los requerimientos y estándares británicos estaban muy alejados de las propuestas de EE.UU., el más cercano era el Curtiss P-40, pero incluso la planta de Curtiss no tenía tanta capacidad como para contemplar la cantidad requerida.

La opción era que la North American produjera el P-40 bajo licencia, pero el presidente de la misma redobló la apuesta y dijo que eran capaces de hacer volar un nuevo avión con el mismo motor en menos tiempo que lo que les llevaría adaptar sus líneas de ensamble. Ante estas palabras, el gobierno británico ordenó la producción de 320 aviones que utilizarían el motor Rolls-Royce Merlin producido bajo licencia por la Packard.

El prototipo estuvo pronto en 117 días después que se hiciera la orden de compra, e hizo su primer vuelo el 26 de octubre de 1940, contando con una gran capacidad de combustible y con un armamento de 4 ametralladoras .50 en las alas y 2 ametralladoras .30 en la nariz.

  • Armamento: 6 ametralladoras calibre .50
  • Velocidad máxima: 784 kph. a 25.000 ft.
  • Motor: Packard Merlin V-1650-9 de 2.218 hp

El kit

Existen muchos kits a escala 1/48 del Mustang, haciendo que la oferta sea variada, ya sea en calidad como en precio. Hay algo que aún hoy mantiene en el tope al viejo molde de Monogram, y eso es la relación precio calidad.

Sin lugar a dudas ya ha sido superado por otros kits más nuevos de mejor calidad, pero hay que tener en cuenta que Monogram lanzó al mercado su P-51 en 1977, siendo en líneas generales un excelente producto….para la época.

El kit consta de unas 51 piezas en plástico inyectado de color gris claro (casi metalizado), calcas para una sola versión y carlinga en dos piezas también en plástico inyectado.

Los paneles del avión están sugeridos por líneas sobre-relieve, lo cual nos demuestra lo viejo del modelo, pero cabe destacar, que son muy delicadas y no desentonan visualmente.

El interior está muy bien logrado, siendo el panel de instrumentos el punto fuerte del mismo, pero también hay que mencionar el piso, que intenta recrear la madera utilizada en esa época. También es bueno el intento de recrear el equipo de comunicaciones….claro, comparándolo con los kits actuales queda desmerecido. Algunas puntos que podrían haberse salvado, aún considerando la época, es la mira que podría haber sido realizada en plástico transparente y el blindaje que está situado detrás del asiento, que debió haber sido agujereado y más fino.

Tenemos algunas piezas netamente opcionales como son los caños de escape, y otras que su posición es opcional como los paneles de acceso al sistema de ametralladoras del ala izquierda y del recubrimiento del motor que va situado en la parte baja del mismo. Con respecto a estos dos últimos, podemos concluir que es el punto más débil de toda la maqueta, ya que su encastre es muy malo (en caso que se desee dejar cerrado), aquí se deberá gastar mucha masilla y tiempo para reconstruir esas zonas, más aún si consideramos que el proceso de lijado hará que los paneles desaparezcan.

Las dimensiones están acertadas, salvo el cono de la hélice que está un poco corto, los fosos del tren de aterrizaje están muy bien logrados, las ruedas están correctas. Lamentablemente omitieron todo detalles en el tren trasero, e incluso éste se debe posicionar previo al pegado de las mitades del fuselaje, haciendo que la posibilidad de error sea grande, tampoco existen detalle en el interior de la toma de aire del radiador, siendo rematado de forma abrupta por un plástico que dista mucho de ser un radiador.

Conclusión

Teniendo en cuenta la antigüedad del molde, se puede considerar un kit que aún hoy puede ser armado, más teniendo en cuenta su bajo valor de mercado.
No es apropiado para principiantes debido a sus problemas de encastre, pero si para quienes ya tienen algunas experiencias previas.

Alvaro Masner